El pueblo medieval de San Gimignano


San Gimignano, erigido en lo alto de las colinas de Toscana, es un famoso pueblo amurallado de origen medieval, donde las familias adineradas de la época rivalizaban por construir la torre más alta, como símbolo de riqueza y poder. Su centro histórico es Patrimonio de la Humanidad desde 1990 y conserva 15 de sus 72 torres. ¡Benvenuti a San Gimignano!

Confieso que Italia es uno de mis países favoritos, y nada tiene que ver con el hecho de que mi abuelo sea oriundo de Roma, ni con que hablo el idioma; simplemente creo que es un país lleno de lugares no solo interesantes y llenos de historia, sino además hermosos.



Transporte

Frente a la estación central de Santa María Novella en Florencia, agarramos (mi entonces novia y yo, ahora esposa) un autobús con destino a Poggibonsi (50 minutos de trayecto aproximadamente), donde tuvimos que esperar 30 minutos y cambiar a otro autobús que nos llevaría hasta San Gimingano (30 minutos), llegando casi al mediodía. A fecha de Agosto 2013, pagamos 6,8€ por el viaje solo de ida (por persona), ya que desde San Gimingano iríamos más tarde a Siena.

No hay que despegar la vista de la ventanilla durante el trayecto, porque los paisajes de la Toscana son un deleite para la vista, con sus villas, viñedos y campos verdes.

Un villa de camino a San Gimignano

Otra opción posible y similar en tiempo de recorrido es viajar en tren hasta Poggibonsi y desde allí coger un autobús. La alternativa más rápida sin duda es en vehículo, pero hay que aparcar fuera de la muralla y en temporada alta puede ser un poco complicado encontrar un espacio libre en la calle o en alguno de los parking de pago o en el único gratuito.

Recomiendo mirar los horarios de los buses en la parada, nada más llegar a San Gimingnano, porque nosotros estuvimos a punto de perder el último que iba a Siena, casi a las 4 de la tarde.

Ruta Florencia-Poggibonsi-San Gimignano en autobús



Cuándo ir

San Gimingano es un pueblo pequeñito. Media jornada es suficiente para recorrerlo completo. Esto hace, al igual que muchas otras ciudades medievales como Óbidos o Carcassone, que muchos turistas contraten tours para realizar una corta visita ida por vuelta desde Siena o desde Florencia, por lo que a media mañana la popularidad de estos lugares hace que se llenen de autopullmans y de ríos de gente. 

Vía San Giovanni


Por regla general, los meses de verano son los meses más concurridos y los meses a evitar. De viajar en verano la mejor opción es llegar muy temprano por la mañana cuando las calles están prácticamente desoladas, aunque no hay comercios abiertos y muchas atracciones no han abierto aún. Llegar a media tarde también suele ser una buena idea. Los últimos autobuses locales y grupos de turistas se marchan y a esa hora se puede disponer de lo ancho y largo de las callejuelas casi para uno solo.

En nuestro caso, no pudimos llegar más temprano por los horarios de los autobuses y tampoco pudimos regresar más tarde por el mismo motivo. Pernoctar en San Gimignano no formaba parte del plan. Sin embargo, las calles más concurridas son como siempre las comerciales. Basta con desviarse por los estrechos callejones o con bordear la muralla, saliendo por cualquiera de sus puertas, para encontrarse paseando sin casi nadie alrededor.

Paseando por la muralla



Viajando con Mirko en San Gimignano





Mapa de San Gimignano

Mapa de la ciudad medieval. Cortesía de www.sangimignano.com


Qué ver y qué hacer

La muralla tiene cinco puertas, siendo la de San Giovanni la principal y por donde accedí. Siguiendo derecho por la Vía San Giovanni, se llega hasta la Piazza Duomo. Duomo en italiano se traduce como catedral. En Italia, tradicionalmente se le llama duomo a toda plaza donde se encuentra la catedral principal.

Hacía mucho calor y aunque llevabamos una pequeña bolsa de viaje cada uno, pedí el favor en el Hotel Bel Soggiorno que está en la misma Vía San Giovanni y me hicieron el favor de guardármela. Hay que tener en cuenta que en SG no hay ningún lugar de consigna de equipajes, pero aunque lo hubiese, no hubiese pagado por ello.


Vista de la muralla y una torre redondeada, desde la parada de autobuses

En esa misma calle y antes de llegar a la catedral, se encuentra el Museo de la Tortura y de la Pena de Muerte, donde se exhiben artefactos que no eran precisamente usados para hacer cosquillas. No lo visitamos aunque se veía interesante. Este tipo de museos son sin embargo, bastante comunes en la mayoría de las ciudades fortificadas.

En la entrada del museo se pueden ver algunos ejemplos de instumentos de tortura

El principal atractivo de San Gimingnano son sus torres, iglesias, plazas, palacios y calles empedradas. Todas ellos con ese aspecto envejecido, que con los años le confiere más interés y encanto. También es un lugar de paso para quien realice la Vía Francígena hacia Roma. Los restaurantes y cafés abundan, pero nuestro almuerzo consistió de pizza al taglio con un panforte, que es un postre tradicional italiano. Para quien guste, se venden infinidad de productos locales así como artesanías de un gusto impecable, pintadas a mano.

El tipo de construcción que abunda en San Gimignano

En la Piazza della Cisterna, la principal, se desarrolla casi toda la actividad de SG. Es impresionante el contraste de afluencia con respecto a otras plazas secundarias, como con la Piazza Sant'Agostino donde apenas se ve gente.

Piazza della Cisterna
Una calle con sus edificios históricos
Piazza della Cisterna vista desde otro ángulo y una torre


En la Piazza Duomo está la catedral o Basíclica de Santa Maria Assunta, que se puede visitar previo pago de 4€, incluída la entrada al Museo Cívico en las plantas superiores del Palazzo Comunale (Ayuntamiento) y justo al lado, la Torre Grossa, la más alta de todas, con el Palazzo Comunale.

Una manía que adopté a partir de este viaje a Italia, es la de subir hasta lo alto de alguna torre en cualquier ciudad para contemplarla a vista de pájaro. La Torre Grossa es perfecta para tener unas vistas imbatibles de todo el pueblo y los campos sembrados que lo rodean. Para el momento de mi visita, el acceso costaba 5€ por persona. La visita a la Basílica la obvié porque había que pagar.

Al bajar de lo alto de la torre caímos en el patio de Palazzo Comunale que tiene unos frescos preciosos.

La Basílica y la Torre Grossa en Piazza Duomo
Piazza della Cisterna vista desde la Torre Grossa
Los frescos del Palazzo Comunale y arriba yo


Cuando ya lo teníamos todo visto y vuelto ver, salimos a esperar por el autobús con destino a Siena. Una ciudad con una hermosa plaza central (la Piazza del Campo), donde dos veces por año se celebra Il Palio. De ello hablaré en el próximo capítulo de Italia...



Entrada destacada

El Monasterio de San Naum en Macedonia

Muy cerca de la frontera con Albania, se haya en Macedonia un monasterio ortodoxo de estilo bizantino que no podía dejar de visitar. En...