La ciudad del saxofón

Dinant

A orillas del río Mosa se levanta una pequeña pero pintoresca ciudad de Bélgica, desconocida para la mayoría de los visitantes del país. Escenario de combates durante la Primera Guerra Mundial; conserva su ciudadela, una hermosísima catedral, la gruta La Merveilleuse y saxofones por doquier, entre otros atractivos. ¡Bienvenidos a Dinant!


Dinant es una ciudad belga situada en el corazón de la provincia de Namur, con un casco antiguo que quizá sea el más impresionante de la región de Valonia. Edificada a lo largo del cauce del río Mosa, es conocida como la Hija del Mosa. Fue escenario de combates entre los ejércitos francés y alemán, durante los primeros meses de la Primera Guerra Mundial.

Luego de casi completar un círculo alrededor del mapa belga, desde Bruselas hasta Mons, pasando por varias ciudades, nos dispusimos a conocer esta pequeña ciudad localizada al sur del país, muy cerca de Francia, donde pasaríamos un día y una noche.


Ruta por Béligica
Ruta hecha durante nuestra estancia de 9 días en Bélgica



Cómo llegar a Dinant

Desde Bruselas es muy sencillo llegar con un tren directo que solo demora 90 minutos. Desde Mons en cambio, nuestro lugar de origen, no hay tren directo, por lo que nos vimos obligados a hacer trasbordo en Namur, llegando a Dinant luego de 2 horas totales de viaje. La estación de trenes de Dinant está ubicada a solamente 5 minutos a pie río Mosa, desde donde se puede ver la ciudadela, la catedral, y las principales atracciones de Dinant.

Si se dispone de vehículo, esta es la opción más rápida y sencilla, gracias a eficiente sistema de carreteras belgas. Los aeropuertos más cercanos son los de Bruselas y Lieja.


Llegar a Dinant
Recorrido del tren desde Mons hasta Dinant, haciendo trasbordo en Namur



Consejo para viajar en tren por Bélgica

Para movernos por Bélgica adquirimos un tarjeta llamada GoPass, la cual permite realizar 10 viajes en tren, desde cualquier y hasta cualquier parte del país. Hay dos tarifas diferentes, para menores de 26 años y para mayores de 26 años. Antes de adquirirla, sacamos cuentas, sumando los precios normales de todas las rutas que habíamos planeado cubrir, llegando a la conclusión que con la GoPass la tarifa sería más reducida.

El uso de la tarjeta es muy sencillo: se trata de ir rellenando en los espacios correspondientes: la ciudad de origen, la ciudad de destino, fecha y hora. Se recomienda rellenarla antes de subir al tren, no sea que pase un controlador y se empeñe en multarnos. Yo sin embargo, por necesitar más de 10 viajes para cubrir la ruta entera por Bélgica, en un par de ocasiones la dejé en blanco, con la suerte de que no pasó nadie solicitándola. Solo en una ocasión una revisora me tomó desprevenido, y haciéndome el olvidadizo y con una sonrisa amable, la rellené en su presencia y no sucedió nada.



Alojamiento

Previamente reservado, elegimos hospedarnos por una noche en el Hotel Ibis Dinant. En lineas generales, Bélgica no es un país donde el hospedaje sea muy económico que se diga y las opciones en Dinant son escasas.


Ibis Dinant
Ibis Dinant, en la calle detrás del río


El Ibis Dinant, se asemeja en diseño a sus hermanos de esta cadena de hoteles, repartidos por medio mundo. Este sin embargo, posee unas habitaciones un poco más espaciosas respecto a la media. El hotel está a 1 km de distancia del Puente Charles de Gaulle, a orillas del río. Fue la opción de hospedaje más económica que encontramos, aún así pagamos 56,90€ por una habitación doble (desayuno no incluido). La atención es buena y la habitación estaba muy limpia, con vistas al río.



Qué visitar

Visitamos Dinant un día sábado, cuando la mayoría de los comercios estaban cerrados; y aunque viajamos en invierno y el buen tiempo no nos acompañó, Dinant es una ciudad con muchas opciones de entretenimiento, principalmente en verano, cuando la ciudad tiene más vida. Entre las alternativas de ocio para esta época del año, se ofrecen paseos en barco por el Mosa o alquiler de kayaks.

Está claro que tendría más visitas en mi blog, si publicase una foto con el cielo despejado, pero quiero manterme fiel a lo que vi, tal cual como lo vi el día de mi visita, cuando ¡incluso nevó!
 
Desde la estación, primeramente nos dirigimos hasta el hotel, para dejar nuestras cosas y salir a recorrer la ciudad. En el trayecto nos encontramos con una escultura del teniente Charles de Gaulle, quien sufrió una herida de guerra en las inmediaciones de la ciudad. Justo detrás de la estatua, el río, con la catedral a sus orillas y más arriba la ciutadella. Sin duda una bella imagen, a pesar del cielo nublado y la llovizna, factores que siempre entristecen a las fotos. 

Dinant
La estatua en honor a Charles de Gaulle, el Mosa, la catedral y la ciudadela


Cruzamos el río por encima del Puente Charles de Gaulle, el cual nos dio una introducción al legado de la ciudad. Decorado con saxofones pintados de llamativos colores, en honor a Antoine Joseph Sax, mejor conocido como Adolphe Sax, el inventor del saxofón, quien nació en la ciudad en 1814.

Puente Charles de Gaulle Dinant
Saxofones pintados a mano, decoran el paso sobre el puente
Puente Charles de Gaulle Dinant
Más saxofones


Después de registrarnos en el hotel volvimos marcha atrás, cruzando el puente y las vías del tren, para subir por una cuesta que nos llevaría hasta la Grotte la Merveilleuse; unas cuevas visitables, descubiertas en 1904 por unos trabajadores de una linea de ferrocarril. A fecha de diciembre de 2014, la entrada valía 9€ por persona. La visita guiada, de unos 50 minutos de duración, es la única forma de acceder.


Tren Dinant
Vías del tren en Dinant
Grotte la Merveilleuse Dinant
En esta casa venden las entradas y al lado se accede a la gruta


La cueva incluye a 850 metros de galerías, de los cuales 650 metros están abiertos a los visitantes. Contiene varias salas como la sala glaciares, la gran sala y la sala del paraíso, que no puede ser visitada.  A medida que íbamos avanzando nuestro guía iba encendiendo las luces y apagando aquellas cuyas las salas o estancias dejábamos atrás.  La grande salle o gran sala, facilmente podría usarse como escenario de una película de Indiana Jones.

Grande salle Grotte la Merveilleuse
La "grande salle" o gran sala, el espacio más amplio que visitamos


En varias de las habitaciones hay estalactitas, estalagmitas y cascadas de calcita. Hay un río subterráneo cuyo nivel se eleva a veces casi ocho metros. En invierno, la  gruta está habitada por cientos de murciélagos y no hay que perderse una estalagmita y una estalactita que no se han unido entre si debido a una corriente de aire.
Grotte la Merveilleuse
Estalactica y estalagmita que no se han unido a causa de una corriente de aire
Grotte la Merveilleuse
Disitintos tipos de formaciones en la gruta


Al acabar, fuimos directamente a visitar la Ciudadela de Dinant. Hay dos tipos de entrada, una para acceder a pie subiendo unos largos escalones y la que escogimos nosotros, en teleférico. Por esta pagamos 6,20€ por persona y aunque es más costosa, siempre nos ha gustado usar este medio de transporte durante nuestros viajes, asumiendo además que las vistas serían mejores. 

Justo cuando llegamos arriba ocurrió lo que más deseaba... ¡comenzó a nevar! Según me dijeron, era la primera nevada del invierno, ¡qué suerte!

Citadelle Dinant
Entrada a pie a la ciudadela
Dinant
Vista de Dinant desde el teleférico
Dinant río Mosa
La Colegiata de Notre-Dame de Dinant, el Mosa y ambos lados de la ciudad


La ciudadela fue construida en 1818 sobre los muros de un antiguo castillo. Sin embargo, la visita no deja de ser interesante, puesto que las explicaciones interactivas dentro del recinto, dan una buena explicación de la historia de la ciudadela desde el siglo XIX hasta el siglo XX.  La ciudadela, que no tenía ningún valor militar, fue un lugar de sangrientos enfrentamientos en 1914, pues los alemanes querían tomar la ciudad dada la importancia estratégica de los puentes que cruzaban el Mosa.

En las proximidades de la ciudadela, existe un cementerio militar de caídos aliados de la Primera y Segunda Guerra Mundial. 

Cementerio militar de Dinant
Cementerio militar de Dinant

La Colegiate de Notre-Dame es una precisosa catedral del siglo XIII, que sustituyó a otra, que en ese mismo lugar se derrumbó en el año1228. Nunca antes había visto una iglesia a los pies de un río, y que se asome tan repente ante la mirada de los visitantes. Es la primera imagen que se tiene de la ciudad cuando se llega en tren.

Colegiate de Notre-Dame
La catedral, de estilo gótico

En la Rue Adoplphe Sax, se encuentra La Maison de Monsieur Sax, que es un pequeño museo de entrada gratuita, dedicado a quien fuese en vida, el inventor del saxofón así como de otros instrumentos de viento. El museo es facilmente reconocible gracias a un banco de madera, con una escultura sentada de Sax, sosteniendo un saxofón en manos. Dentro de este pequeño recinto están expuestas algunas de sus creaciones, así los sonidos que produce cada uno de los instrumentos.


La Maison de Monsieur Sax
Fachada del diminuto museo en honor a Sax
La Maison de Monsieur Sax
Interior de la Maison de Monsieur Sax


La ciudad entera está dedicada al saxofón, en homenaje a Sax. Esculturas en forma de saxofón, decorado navideño en forma de saxofón, decorado en las tiendas, los saxofones sobre puente...


Dinant
Alumbrado navideño en forma de saxofón
Dinant
Otra escultura en forma de saxofón
Dinant
Escultura entre la Rue Adoplhe Sax y a Rue Saint-Jacques


Entre lluvia y neblina pronto oscureció, y cuando ya consideramos que teníamos todo visto, volvimos al hotel. 

A la mañana siguiente me levanté muy temprano porque repasando el mapa, me di cuenta de que no había visto la Rocher Bayard, que es una roca de 40 metros de alto, situada a la orilla derecha del Mosa, a 2 kilómetros de distancia de nuestro hotel. Fui y volví a pie, para luego de alistarnos, continuar en tren hasta hasta Luxemburgo, vía Libramont.

Dinant
Rocher Bayard



PRÓXIMO CAPÍTULO

Acompáñame a conocer Luxemburgo, la segunda región más rica de Europa. Y si te gustó este artículo, no dejes de compartirlo con tu compañero de viajes, suscríbete y deja tus comentarios.


Entrada destacada

El Monasterio de San Naum en Macedonia

Muy cerca de la frontera con Albania, se haya en Macedonia un monasterio ortodoxo de estilo bizantino que no podía dejar de visitar. En...