Camino al Desierto del Sahara, parte I: cruzando el Atlas y el paso Tichka

Tizi n'Tichka

El Tizi n'Tichka (paso de montaña difícil), es un paso de montaña a través de las montañas del Alto Atlas y la única vía terrestre que comunica Marrakech con el sur marroquí. Es el paso de montaña más alto del Norte de África y una de las carreteras más peligrosas del mundo.

Con este enunciado comenzaba nuestro recorrido de 4 días y 3 noches, ida por vuelta, desde la ajetreada y bulliciosa ciudad de Marrakech, hasta las grandes dunas saharinas de Erg Chegaga, punto cumbre de nuestro tour.


Transporte

Luego de contemplar muchas opciones, decidimos por contratar los servicios de Sahara Salvaje, una empresa familiar que  ofrece tours privados o para grupos. Los tours grupales disminuyen el gasto pues se distribuye entre más personas, mientras que los tours privados pueden costar algo más en proporción (la diferencia es poca), con la ventaja de brindar más libertad que es lo que nosotros buscábamos.

Así pues, por 350€ por persona, emprendíamos Daniela y yo, este viaje adaptado a nuestras peticiones, que además de incluir el transporte, incluía las comidas y el alojamiento.


DÍA 1: Marrakech - Alto Atlas - Ait Ben Haddou - Estudios Atlas - Ouarzazate - Skoura - Valle de las Rosas - Garganta del Dadés

Nos recogían en nuestro Riad, con un vehículo 4x4, una camioneta Mitsubishi. Nuestro chofer y guía se llamaba Hamid. Su español era un poco limitado, pero nos entendíamos la mayoría del tiempo. Mientras conducía íbamos charlando, nos iba comentando sobre el entorno, enseñándonos palabras en árabe...

A tan solo 1 hora de camino, ya nos encontrábamos rodeados de paisajes maravillosos. Parábamos con relativa frecuencia para tomar fotos  y suspirar brevemente, cautivados ante tanta belleza. El terreno al principio era muy fértil, pronto, se iban asomando picos del Atlas, cubiertos de nieve. 


Marruecos
Terrenos muy verdes a un lado de la carretera

Marruecos
El verde de la naturaleza iba desapareciendo paulatinamente

Marruecos
Al fondo, picos del Atlas cubiertos de nieve


En el paso es común encontrar nieve de Noviembre a Marzo, por encontrarse a 2260 m.s.n.m. De modo que conforme íbamos ascendiendo, la nieve se iba haciendo más evidente. Un contraste extraño con el calor que estábamos experimentando.  

El paso fue construido por la milicia francesa en el año 1936 y es ahora parte de la Ruta Nacional 9 (N9).  Por ser la única vía de acceso hacia Ouarzazate, esta carretera serpenteante es muy concurrida: camiones, vehículos particulares, autobuses, taxis... Al alcanzar el puerto de montaña, el tránsito se hizo más denso y avanzaba despacio, gracias también a las labores de mantenimiento de la carretera. Sin embargo en ningún momento nos encontramos inmóviles. Las vistas producían vértigo, sobre todo al mirar hacia atrás y darnos cuenta de la altitud. Es bastante común experimentar mareos o naúseas por las curvas y los cambios de altitud, malestar que debe ser mucho más fuerte si se viaja en autobús.

Tras coronar el puerto, comenzamos el descenso por los valles. 



Marruecos
Parte del paso, donde la vía se hace más estrecha

Marruecos
Hamid conduciendo, ataviado con su turbante blanco
Marruecos
Comenzando el descenso
Marruecos
Maliciosamente le lanzo una bola de nieve a Daniela mientras me toma la foto


La diversidad del paisaje nos mantuvo perplejos. Del verde pasamos a la nieve y de la nieve a la aridez casi total. El camino se tornaba seco, sin árboles y pasábamos las primeras poblaciones aisladas en medio de la nada, los kashba.

Kashba Marruecos
Un kashba en un valle
Marruecos
Desde un mirador, se ve el trazo de la carretera

Nos causó mucha pena ver como niños y adolescentes iban a pie, decenas de kilómetros, para ir al colegio y regresar de la misma manera, todos los días. Veíamos mujeres mayores cargando costales de paja a cuestas o con la ayuda de un burro; costales tan grandes que hasta para un hombre joven habrían de ser pesados. Con ese calor y ese peso, era imposible no sentir tristeza incluso por el burro, pero todo esto formaba parte del viaje y de las condiciones que vida que observaríamos en estos lugares tan recógnitos y olvidados por la civilización.


Marruecos
Mujer mayor arreando a un burro cargado con paja


Así entre población y población, ya faltaba poco para llegar al ksar más famoso de Marruecos, el Ksar Ait Ben Haddou. Descubre en Camino al Desierto del Sahara, parte II: Ait Ben Haddou, la ciudad de arcilla, cómo llegar con medios de transporte locales y acompáñame a conocerlo.



Entrada destacada

El Monasterio de San Naum en Macedonia

Muy cerca de la frontera con Albania, se haya en Macedonia un monasterio ortodoxo de estilo bizantino que no podía dejar de visitar. En...