El arco de triunfo y el teatro antiguo de Orange


Orange, una pequeña ciudad francesa en la región de Provenza-Alpes-Costa Azul, concentra dos monumentos inscritos en la UNESCO como Patrimonio de la Humanidad: el teatro romano de Orange; uno de los teatros de piedra mejor conservados del mundo y el arco de triunfo de Orange.

Me trasladé Orange en una corta visita de media jornada, tiempo más que suficiente para conocer lo más representativo de esta ciudad, con encanto de pueblo.


Trasporte

Para llegar a Orange, viajé con el autobús de la linea 2.1 desde la "Gare Routière de Avignon", hasta la última parada de la linea: Orange Portoules. Un trayecto de algo más de una hora de duración a un precio imbatible de 2€, que se convirtió en 1€, al identificarme con mi carnet de estudiante que no deja de reportarme beneficios. 

El autobús para a pocos metros del teatro, y a pocos pasos del "Centre Ville" ó centro de la ciudad, por lo que ubicarse es tarea sencilla. Además, desde la parada del bus es posible ver en diagonal, a mano izquierda, parte del teatro de Orange.

También es posible llegar a Orange en tren, pero el precio es superior y hay que caminar un poco más desde la estación hasta el centro.

Ruta de la linea 2.1 (Avignon-Orange)


Oficina de turismo y mapa de Orange

En la oficina de turismo de Orange se puede obtener un mapa gratuito. La oficina está justo detrás del muro de escena del teatro, al lado de la Place des Frères Mounet.

Oficina de turismo de Orange


Moverse a pie no es problema, ya que los lugares de interés están a una distancia muy corta  unos de otros. El mapa contiene una leyenda y breve explicación de los sitios de interés, así como del circuito romano (marcado en color púrpura).




Visitas

Llegamos un poco antes de las 9:30am, hora en la que abre el Teatro Romano de Orange, por lo que dedicamos unos minutos a pasearnos por las calles aledañas.

Pronto dimos con el Arco de Triunfo de Orange, situado en una de las entradas de la ciudad, en la Avenue de l´Arc de Triomphe , a 750 metros del teatro. Se cree que el arco fue construido en el siglo I en honor al emperador del Imperio Romano, César Augusto.  Los bajorrelieves son ciertamente estupendos y representan temas militares y de combates.

Jubiloso, celebro mi UNESCO número 56

Detalle de los relieves del arco

De vuelta al centro, ya habían abierto las puertas al teatro de Orange, por lo que nos dispusimos a entrar, pagando la tarifa reducida del billete, cortesía del carnet de estudiante. Adquirimos por 14€ cada uno, un billete combinado que nos permitiría luego entrar en tres monumentos en la ciudad de Nimes: Arènes de Nimes, Maison Carrrée y Tour Magne. Me pareció un poco costoso, pero era la opción más económica para visitar estos sitios en Nimes, pues de comprar los billetes individuales, el gasto sería mucho mayor.

De cualquier modo, es posible adquirir la entrada solamente para el teatro, a un precio normal de 9€ o 7,5€ la entrada reducida. También se puede reservar en la página oficial del teatro, aunque no lo veo necesario ya que el precio no varía.

Vista lateral del teatro

La entrada al teatro incluye una audio guía muy extensa. Si se quieren escuchar todas las explicaciones mientras se recorre el recinto, hay que dedicarle un mínimo de 1 hora a la visita. Yo me conformé con escuchar los datos que consideré más importantes.

El teatro se construyó en el siglo I. El método de construcción, uno de los empleados por los romanos, consistió en aprovechar la elevación natural de la colina para soportar las gradas. El teatro conserva intacto su muro de escena, con sus dimensiones originales de 103 metros de largo por 37 metros de alto, convirtiéndolo en uno de los teatros mejor conservados del mundo. El decorado sin embargo, con frisos, columnas y estatuas de mármol no corrió con la misma suerte, pero se conservan algunos vestigios.

Exterior del teatro (muro de escena)

Escena del teatro

Vista del teatro desde lo alto del graderío

Graderío del teatro


El acceso al teatro era gratuito y estaba destinado al entretenimiento de la población de Orange, pudiendo albergar a la totalidad de la misma. Las puesta en escena incluía mimos, lecturas poéticas y teatro mudo. La acústica era increíble, gracias a una vasijas especialmente colocadas que propagaban el sonido.

Con el tiempo, el espectáculo se fue volviendo grotesco y vulgar, pues la gente quería ver mujeres desnudas. Con la decadencia del Imperio Romano y el crecimiento del cristianismo, el teatro fue clausurado en el año 391, porque la religión se oponía a lo que consideraba espectáculos paganos.

En una sala del teatro se muestra una representación teatral con hologramas, de lo que pudo haber sido un espectáculo. Muy bien lograda, me gustó mucho y me pude reír como lo hiciera el público 20 siglos atrás.

Representación teatral con hologramas


No hay ciudad romana que me deje indifirente. Orange es sin lugar a dudas, uno de esos lugares donde el imperio romano floreció y donde se puede ver el legado de tan importante civilización.

Al abandonar el recinto empleamos un par de horas en recorrer los puntos más interesantes del centro, entre calles, plazas y ruinas.

Place des Frères Mounet

Muro perimetral del Forum, donde se trataban los asuntos de justicia y comercio

El Teatro, inaugurado en 1885

Detalle de placa en el suelo, del emperador Augusto


Luego regresamos a la parada de autobús, para volver a Avignon por 1€ cada uno, y dedicarle la tarde a esta ciudad, que fue sede papal durante más de un siglo.

Acompáñame en el próximo capítulo para conocer el Palacio de los Papas, el edificio gótico más grande del mundo...



Entrada destacada

El Monasterio de San Naum en Macedonia

Muy cerca de la frontera con Albania, se haya en Macedonia un monasterio ortodoxo de estilo bizantino que no podía dejar de visitar. En...