Vacunación al viajero internacional


El incremento en los viajes a países exóticos y tropicales, supone un factor de riesgo para el viajero internacional, quien se expone a enfermedades infecciosas diferentes a las de su entorno habitual. Por este motivo, debemos conocer los riesgos a los que nos enfrentamos, para adoptar medidas preventivas antes y durante el viaje.


Prevención


La prevención es fundamental. Es preciso informarse antes de viajar de las recomendaciones sanitarias a seguir con el fin de evitar enfermedades. La atención ha de ser personalizada para cada viajero, debido a que el riesgo varía según el país y la zona que se visite, la época del año, la duración y el tipo de viaje.




Centros de Vacunación Internacional


En España, los Centros de Vacunación Internacional, distribuidos por todo el territorio nacional, proporcionan información y atención integral al viajero internacional, a través de consejos sanitarios, administración de vacunas y demás medidas de prevención aplicables para cada individuo.

A través de los números telefónicos de cada centro, se puede concretar una visita antes del viaje, donde nos atenderá un médico, quien evaluará nuestro caso. Se recomienda vacunarse de 60 a 90 días antes del viaje, aunque nosotros lo hicimos 3 semanas antes sin problema.




La cita en el centro de vacunación


El médico, primeramente nos preguntará hacia cuál o cuáles países nos dirigimos, las zonas del país visitaremos, la duración del viaje, en qué tipo de alojamiento pensamos quedarnos, etcétera.

De acuerdo a la respuesta a estas preguntas, nos indicará la vacunas obligatorias y las recomendadas para nuestro viaje. Nos brindará además, información sobre la prevención de riesgos relacionados con el consumo de alimentos y bebidas, y el entorno: sol, insectos, altitud, clima... Nos indicará un botiquín básico para prevenir las quemaduras solares, picaduras de insectos u otros males como la diarrea, dolor de cabeza o alergias. Va de parte de cada viajero decidir las recomendaciones que se quieren seguir.

A continuación pasaremos a otra sala donde nos administrarán la vacunación acordada y nos entregarán nuestro Certificado Internacional de Vacunación. Así mismo, nos darán una receta médica (los medicamentos SI pasan por la Seguridad Social) con el tratamiento quimioprofiláctico, si aplica. En nuestro caso nos recetaron unas pastillas para prevenir la fiebre tifoidea y la malaria, junto con unas píldoras para evitar el mal del altura, del cual podríamos sufrir en Perú y Bolivia.

Es importante destacar que este servicio no es gratuito. En España no forma parte de la Seguridad Social y es de pago.

En el hospital, vacunándome de fiebre amarilla y hepatitis A




El certificado de vacunación contra la fiebre amarilla y el visado


Entre las normas de obligado cumplimiento que establece la OMS, se encuentra la vacunación contra la fiebre amarilla, enfermedad vírica infecciosa aguda, que se transmite al hombre por la picadura del mosquito del género Aedes. Esta fue una de las vacunas que me pusieron, junto con la de las hepatitis A, que no es obligatoria, pero estaba recomendada para mi viaje. 

La vacuna de la fiebre amarilla, lleva consigo la expedición de un Certificado Internacional de Vacunación que se exige como requisito de entrada en algunos países, e incluso para tramitar el visado. Solo es válido si se ajusta al modelo previsto en el Reglamento Sanitario Internacional, y si la vacuna ha sido aprobada por la OMS y administrada por un centro autorizado. Su validez es de 10 años y es válido a partir de los 10 días de la primovacunación o desde el primer día en caso de revacunación.


Certificado Internacional de Vacunación contra la fiebre amarilla




No jugársela


Más allá de lo exigido, es recomendable actualizar nuestra vacunación para reducir al máximo los riesgos. No hay nada peor durante un viaje que ponerse enfermo, sin mencionar el sentido de auto culpa, cuando sabemos que la situación pudo haberse evitado. En este sentido, sin importar lo maravilloso que sea nuestro estado de salud y lo fuerte que nos podamos sentir, queramos o no somos vulnerables y como tales, debemos reducir riesgos.

De las vacunas recomendadas, aunque no obligatorias,  también nos informarán en el centro de vacunación. Algunas vacunas recomendadas pueden ser: tétanos y difteria, hepatitis A y B, fiebre tifoidea, cólera, rabia, poliomielitis, encefalitis japonesa, encefalitis centro europea.


¡A viajar se ha dicho! pero responsablemente para disfrutar al máximo, y sin complicaciones que truquen nuestros planes o el viaje de nuestros sueños. Y muy importante, llevar con nosotros el certificado de vacunación, pues nos lo pueden requerir.




Entrada destacada

El Monasterio de San Naum en Macedonia

Muy cerca de la frontera con Albania, se haya en Macedonia un monasterio ortodoxo de estilo bizantino que no podía dejar de visitar. En...