El lago termal más grande de Europa


En nuestro viaje por un Hungría teníamos más que claro que queríamos visitar el Lago Balatón; el mayor lago en Europa Central, desconociendo que muy cerca está Héviz, el lago termal más grande de Europa  y el segundo del mundo. ¡Acompáñame a conocerlo en este nuevo episodio de Viajando con Mirko!


Héviz es un lago biológicamente activo, de 4,44 hectáreas de superficie de agua, que está localizado a la orilla norte del Lago Balatón, a tan solo 6 kilómetros de Keszthely. 

Las propiedades curativas de este lago han sido conocidas por siglos. La composición del lecho y del agua, hace que microorganismos únicos contribuyan al poder curativo que ofrece el agua termal, el cual según estudios ha demostrado ser efectivo para prevenir y tratar enfermedades locomotoras. Se dice que bañarse en sus aguas o que incluso beberla puede ayudar a tratar efectivamente osteoporósis, reuma, enfermedades degenerativas de las articulaciones, entre otros.



Cómo llegar a Héviz


Para llegar hasta Héviz, nos trasladamos primeramente en bus desde Pecs hasta a Keszthely, la ciudad más grande del Lago Balatón, donde pasamos la mayor parte del día y desde donde, sobre las 4 PM, agarramos un autobús hasta Héviz, a tan solo 5 minutos de trayecto. Eso es lo que adoro de viajar en verano, que a esas horas todavía queda mucho día y varias horas de luz por delante para disfrutar.

Mapa de situación y el trayecto que seguimos desde Pecs hasta Héviz


La estación de autobuses en Héviz está justo en frente de la entrada del lago termal por lo que no hay ninguna perdida.




Información sobre el lago


En la web se pueden consultar los horarios de apertura así como el precio de las entradas y de los diversos tramientos de belleza que se ofrecen en el spa.




La entrada al balneario


Como llegamos al lago a las 4 PM y cerraba a las 6:30 PM, nos hicieron un descuento en la entrada. Pagamos 1800 HUF por persona (unos 6€ por cabeza). En la entrada está incluido el uso de los vestuarios. Entregan una especie de reloj inteligente, el cual se amarra de la muñeca para poder entrar al agua con el y no perderlo. Este se utiliza para abrir y cerrar las taquillas del vestuario, y a la salida se deposita en una máquina, la cual al engullir el reloj, permite la salida.


Entrada al lago y taquillas a la derecha


Dispuestos a lo largo del lago hay varias barandas de donde los visitantes se pueden apoyar a descansar. Aunque se pueden usar unos "churros" para flotar. Nosotros como siempre diferentes al resto fuimos los únicos que nadábamos libremente por el lago sin usarlos. 

Los lirios acuáticos que flotan en la superficie  pueden dar un poco de asco al nadar cerca de ellos, pero están allí para ayudar a reducir la evaporación y las enredaderas protegen el fango medicinal en el fondo del lago.

El lago y los lirios flotando en el agua
El lago dispone de varias escaleras para acceder, así como de sillas para tumbarse a tomar el sol
Visitantes bañándose en el lago


La temperatura es afectada por la combinación de fuentes de agua fría y caliente, procedentes de 38 metros bajo tierra. Según la parte del lago, el agua es más o menos caliente. Lo genial es que el lago es apto para el baño durante todo el año, incluso en invierno, cuando en el más frío de los días la temperatura nunca baja de los 24º y en verano la temperatura puede alcanzar hasta 37º.

Nunca llegué a sentir la temperatura muy caliente, sino más bien tibia.  La hora en la que visitamos el lago fue ideal en cuanto no había mucha gente, pero por otro lado hacía un poco de frío al salir del agua, porque los rayos de sol no eran muy fuertes a esa hora y parte del lago estaba bajo sombra.

Hay una parte de spa donde se ofrecen diferentes tratamientos, la cual recorrí velozmente cuando a las 18:30 h. sonó un pitazo para comenzar a salir del agua. Hay salvavidas así que no hay de que preocuparse en caso de emergencia... la pregunta es si tienen gafas de visión especial por si tienen que rescatar a alguien del fondo de esas aguas turbias.


El spa




Dormir en Hévinz



Héviz probó con creces ser uno de los lugares más turísticos de Hungría, cuando al salir del balneario, comenzamos a buscar un lugar para dormir. Hay que tener en cuenta que se trata de una ciudad spa, por lo que todos sus visitantes se dirigen a ella con la principal intención de visitarlos.

Absolutamente todos los hoteles, pensiones y habitaciones estaban copadas. Paramos por lo menos en una veintena de establecimientos diferentes y en ninguno habían plazas, solo encontramos disponibilidad en un hotel 4 estrellas que sobrepasaba los 150€ por una noche...

Cuando ya habíamos perdido toda esperanza de dormir en Héviz y comenzábamos a considerar el marcharnos a otra ciudad, encontré una casa de familia donde alquilaban habitaciones. ¡Uff que suerte! Así por 30€ la noche para dos personas, nos entregaron las llaves de un apartamento tipo estudio con cocina, balcón, tendedero para la ropa, televisión y baño privado.


La casa donde nos alojamos por una noche en Héviz


A la mañana siguiente nos dirigimos hasta la estación de autobuses y continuamos hacia nuestro siguiente destino, Zalaegerszeg, en donde empatamos con un tren con destino a Ljubliana, la capital de Eslovenia.



Entrada destacada

El Monasterio de San Naum en Macedonia

Muy cerca de la frontera con Albania, se haya en Macedonia un monasterio ortodoxo de estilo bizantino que no podía dejar de visitar. En...