enero 13, 2017

Entrevista al gran viajero español Jorge Sánchez

Jorge Sánchez viajero

Hace unos dos años, fecha a partir de la cual puedo considerar que comencé a viajar de manera más asidua, llegué a conocer por casualidad de la existencia de un viajero nato, aventurero e intrépido, que ha dedicado su vida a conocer el mundo y aún lo sigue haciendo. Jorge Sánchez es una de las personas más viajadas del mundo, y contrario a lo que muchos suelen pensar de las personas que viajan mucho, Jorge no es millonario y como el mismo ha dicho en entrevistas pasadas "no tiene donde caerse muerto".  

Suele trabajar haciendo cualquier faena que le permita ahorrar, y cuando ya cree que ha logrado reunir lo suficiente se escapa con nada más que un pequeño bolso de viaje que nunca pasa los 3 kilos de peso, su pasaporte, un billete solo de ida a cualquier lugar del mundo y una sed insasiable por llegar a territorios prohibidos y desconocidos por las trilladas guías turísticas.  

A los 50 años ya conocía todos los 193 estados reconocidos por las Naciones Unidas, además de otros territorios no reconocidos, islas remotas del Pacífico y paremos de contar... Cuando se le acaba el dinero trabaja sobre la marcha. Se ha desempeñado como mesonero, lavaplatos, buscador de oro, ajedrecista, profesor de idiomas, guía turístico, de pistolero en un pueblo sin ley donde se encargaba de mantener el orden en un bar frecuentado por villanos y paremos de contar otra vez! 

Todo lo ha dado por viajar una y otra vez, tanto que ya acumula siete vueltas al mundo y tiene tanto que contar que ha escrito más de 20 libros. Su página web es tan amplia que puede llevar semanas leerla entera y siempre está escribiendo publicaciones más cortas en páginas de viajes.  

Jorge Sánchez viajero
Jorge (en medio) invitado a la quinta edición del Dubai Traveler's Festival en 2016


Jorge Sánchez es una inspiración para mi y una persona a la que trato de emular como viajero, pues considero su manera de viajar como la más auténtica posible. Habla varios idiomas y siempre se adapta y aprende de las culturas con las que se relaciona. Jorge no es de esos pseudo llamados viajeros que visitan nada más que la capital de un país o que contratan un chofer para cruzar territorios y marcárselos como visitados en su check-list de páginas de viajes. Se hospeda siempre en albergues baratos, ha dormido en playas, monasterios, estaciones, en plazas públicas relacionándose con personas sin techo y hasta sobre un nido de cigüeña...  

Sin más preámbulo le doy la bienvenida a Jorge Sánchez:

Jorge, siento que he hecho una introducción tan larga que poco te quedará por contar (bromeo). Pero es que por tus libros o por conversaciones que hemos tenido, siendo que conozco bastante de ti.  Voy a comenzar esta entrevista haciendo preguntas cortas que puedas responder en una sola palabra o en más si quieres, para que los lectoreste conozcan mejor:


¿Edad a la que comenzaste a viajar? 
A los 13, cuando me marché al Sahara español, aunque oficialmente comence a los 18, cuando obtuve el pasaporte, y viajé desde Andorra a París.


¿País favorito?
India, siempre la India


¿País que no volverías a pisar jamás?
Los países en guerra, como Afganistán, Irak, o Siria en la actualidad.


¿Ciudad que has vistado más veces? (sin contar tu nativa Hospitalet de Llobregat o donde vive tu familia en Rusia)
Seguramente Moscú, pues siempre he de pasar por esta ciudad para dirigirme a Siberia a ver a mi familia. y dentro de España la ciudad que más he visitado es Madrid, nuestra bella capital.


¿Continente que mejor conoces?
Asia.


¿Continente que menos conoces?
Oceanía, a pesar de que he estado en más de 100 islas habitadas de ese continente.


Un lugar que aún no conozcas porque hace falta mucho dinero para ir.
El polo sur geográfico y el polo norte geográfico.


La mayoría de los mortales llaman a viajar "vacaciones", ¿qué nombre le das tu?
Para mi viajar es mi destino, es mi manera de vivir. Vacaciones son cuando regreso a mi pueblo Hospitalet de Llobregat, en mi querida España, para planear un nuevo viaje y buscar un trabajo que me proporcione dinero para emprender un nuevo viaje.


¿Han intentado persuadirte alguna vez para que parases de viajar y quién?
Mi madre muchas veces ha intentado convencerme de que ya había viajado bastante y que parara. Y últimamente mi esposa me lo pide.

Jorge Sánchez viajero
Jorge en Medina Azahara (ciudad brillante) en las afueras de Córdoba


Si el dinero no fuese una preocupación, ¿te hospederías en buenos hoteles, comerías en restaurantes caros y viajarías en general de una manera más despreocupada?
A veces si, por ejemplo, hace un mes me habría gustado dormir en Subai, adonde acabo de estar, en el Hotel Burj al Arab, de 7 estrellas, por la experiencia, una noche o dos.  Pero la mayoría de las veces prefiero dormir en un hostal acogedor y barato, relacionarme con otros clientes, también viajeros, intercambiar conocimientos sobre la ruta y destinos. Aunque tuviera mas dinero seguiría viajando en trenes, evitando aviones, y seguiría comiendo en mercadillos, pues en los mercadillos te apercibes de la manera de vivir de la gente local.


Vuelves a nacer ¿elegirías vivir la misma vida de emociones y peligros o cambiarías algo?  Volvería a ser viajero con todo lo que ello conlleva.


Si no Hospitalet, ¿dónde te sentirías muy a gusto como para quedarte a vivir?
Me encanta Madrid en España, y también Sevilla, en esas dos ciudades me siento como en casa. En el extranjero podría vivir en Calcuta, y también en Jerusalén, dos ciudades que adoro.


¿Alguna vez te planteaste a ti mismo dejar de viajar o "sentar cabeza" por el amor a una mujer?
Si, varias veces, pero luego algo ha pasado, se acabó el amor de la mujer y tuve que volver a mi primer amor, los viajes.


¿A qué edad empezaste a escribir sobre tus viajes?
En 1982, en el transcurso de mi primera vuelta al mundo.


¿Qué has tenido que sacrificar por viajar tanto?
A mis padres durante años, y a mi vida familiar después.


¿Qué diferencia a un viajero de un turista?
El viajero parte de viaje sin billete de vuelta y sin saber el tiempo que empleará en su viaje, que suele ser largo, ilimitado.


¿En qué momento te comenzaste a considerar a ti mismo como un viajero?
Al acabar mi primer viaje serio, desde los 18 a los 20 años, recorriendo 11 países de Europa occidental, al regresar a España para cumplir mi servicio militar comprendí que debería seguir viajando hasta que conociera en profundidad el mundo entero.


Hace poco has sido padre por cuarta vez, ¿te gustaría que tu primer hijo varón siguiese tus pasos?
No, pues su madre no tiene hermanos y no quisiera que se quedara sola cuando yo no este en este mundo. Cada día le educo para que ame a su madre por encima de todo y la cuide, le digo que esa es su misión principal en la vida. en mi caso fue diferente pues eramos 4 hermanos y cuando yo viajaba mis padres se quedaban aún con tres hijos.


Mucha gente viaja una vez al año, otros no viajan nunca. ¿De qué se pierde una persona que no viaja?
La belleza de nuestro planeta tierra, el encontrarse con culturas distintas. no viajar por nuestro planeta para descubrirlo es como no conocer el cuerpo en el que vives.


¿Y de qué se pierde una persona que viaja?
La vida familiar, estar más tiempo junto a los padres es lo que más lamento. Lo demás, como poseer un coche, haber estudiado una carrera en una universidad, tener una cuenta bancaria acabada en muchos ceros, etc., no me importa.


Casi siempre se suele decir que el último viaje es el mejor de todos, ¿hay alguna que recuerdes con especial cariño por las vivencias acumuladas o por las vicisitudes que hayas pasado?
Yo no creo que el último viaje sea el mejor, ni tampoco el próximo. En mi caso el mejor viaje fue mi primera vuelta al mundo de 1001 días, durante los años 1982, 1983 y 1984. La primera vuelta al mundo es como el primer amor, y nunca se olvida.


Jorge tu has vivido todo cuando se puede vivir. Incluso has sido arrestado por creer que eras espía y encerrado en un calabozo en condiciones infra humanas. ¿Acaso hay algo que no te haya sucedido?
Si claro, hay muchas cosas negativas que nunca me han sucedido y no deseo que me sucedan.

Jorge Sánchez viajero
Jorge se interesa por la lista tentativa de la UNESCO y visita el Rostov Kremlin en Rusia


El turista normal paga por todo, por visitar monumentos, por el billete del metro, comida en restaurantes... Tu bien sabes que un viajero dispone de poco, ha de ingeniárselas para estirar al máximo el dinero y es criticado por ello. Yo mismo admito haberme colado en muchas ocasiones para no pagar, aunque a veces lo hago también por la aventura. ¿Crees que está mal hacerlo o es para ti una causa justificable e irremediable para cualquier viajero?
Si no dispones de medios, es lícito colarse en un monumento que pertenece a toda la humanidad. Recuerdo que para visitar el Machu Picchu me querían cobrar una cantidad enorme de dinero por no ser peruano, y tuve que colarme, pues no disponía de esa suma exagerada que me exigían. Recorrí el Camino del Inca durante varios días, en solitario, sin problemas.  


Creo que la vida más allá de la nuestra, tal y como la concebimos en la Tierra existe.  ¿Has experimentado alguna vez algún acontecimiento que se pueda considerar paranormal? ¿OVNIS, fantasmas...?
Me he encontrado con personas con conocimientos sobre la vida que eran excepcionales, con yogis que podían reencarnarse a voluntad en una mujer elegida.


¿Y qué hay de aquella vez que viste en las montañas a un hombre gigante o del hombre en la India que tenía más de 300 años de edad si mal no recuerdo?  La ciencia nunca ha certificado una persona que viva tantos años, ¿lo crees posible?
Si, en el Himalaya hay muchos misterios que todavía no han sido desvelados y uno de ellos es la vida de los yogis auténticos, que poseen conocimientos sobre el cuerpo humano que están más allá de la imaginación.


La mayoría de nosotros hemos crecido regidos por ciertas normas que impone la sociedad, las cuales son generalmente aceptadas y se consideran como irreprochables. Desde que nacemos tenemos impuesto un modelo de vida marcado por pasos: ir al cole, a la universidad, conseguir un trabajo y trabajar para vivir, comprar cosas que no necesitamos y pagar deudas. Un día, cuando hemos envejecido, nos damos cuenta de que hemos estado viviendo un modelo equivocado, basado en complacer a los demás más que a nosotros mismos y nos hemos olvidado de lo más importante que es VIVIR. ¿Cuál es según tu punto de vista el modelo ideal y si crees que los viajes son capaces de romper este paradigma y de abrir la mente para darnos cuentas que el mundo es tan grande que existe algo más?
Estamos en la sociedad, es necesaria, yo no podría dejarlo todo e irme a vivir a una isla desierta, además de que moriría pronto. Necesito la sociedad, por eso hay que dar al César lo que es del César, es decir, cumplir con la sociedad, al menos el mínimo de tiempo exigido, y en mi caso yo doy al César lo que es del César habiendo trabajado el mínimo de años (15) y pagado impuestos para poder recibir una pensión mínima cuando me jubile dentro de unos años, para que nadie me llame un parásito de la sociedad, pero también tienes que cumplir con Dios, contigo mismo y desarrollar tu ser o tu alma, y para ello has de abandonar muchas cosas de la sociedad, a ignorar su aberrante sistema de adoctrinamiento en las escuelas y buscar por tu cuenta conocimientos que te ayuden a crecer, a desarrollarte de bípedo implume a hombre completo.


¿Hay en la actualidad alguien que haya viajado más que tu?
Si, por ejemplo el ciclista alemán Heinz Stucke, que ha dedicado mas de 50 años netos de su vida a conocer todos los 193 países de las naciones unidas. Yo tal vez llego a 30 anos netos de mi vida recorriendo todos los vericuetos del planeta.

Jorge Sánchez viajero
En el Puerto de Manaus después de tres días de navegación por el Río Madeira


¿Crees que todos los grandes viajeros no son reconocidos hasta el día final de su existencia?  
La mayoría de los grandes viajeros no son reconocidos en absoluto, pero a ellos no les importa pues viajan para desarrollarse como personas, para aprender del mundo, no para ser reconocidos.


Con tus propios fondos llegaste a erigir una placa en honor a Álvaro de Mendaña. ¿Sabes si esa placa sigue allí?
Si, sigue allí, pero en una oficina del ayuntamiento, no en la calle , en el mismo sitio que yo la coloque. Me dijeron que la lluvia la estaba dañando, pero sigue allí para el que quiera verla viaje a las Islas Salomón, al archipiélago de Santa Cruz, y la vea. Está escrita en español. 


¿No te mereces tu una placa en tu honor? Al final de cuentas tienes muchos logros. Fuiste por ejemplo el primer extranjero en acceder al Reino de Mustang sin trekking permit...  
No, no merezco nada, pues antes que yo hubo un francés en el Reino de Mustang, pero el fue con un permiso, y yo ilegalmente, solo, porque en esos tiempos (año 1989) no se emitían. Hoy cualquier turista puede pagar el permiso por unos 500 dólares americanos y contratar un guía para acceder al Reino de Mustang.


Jorge Sánchez viajero
Bebiendo té con los locales en Kanshi


Siempre has puntualizado que viajas para aprender. Si te pudieras nombrar solo tres, ¿cuáles son los conocimientos que más has internalizado y que has aprendido de tus viajes y de relacionarte con otras gentes?  
He adquirido muchos conocimientos de humanidades, a chapurrear las seis lenguas oficiales de las naciones unidas, que son el español, francés, ingles, chino, árabe y ruso. Y por último he aprendido a generar amor hacia todo lo que respira.


Estás por sacar un nuevo libro. ¿Nos puedes decir como se titula y con qué se encontrará el lector en esta nueva narración?
Espero publicar un nuevo libro sobre mi séptima y última vuelta al mundo, realizada en el año 2016 y que me tomó 80 días de tiempo recorriendo diez países de los cinco continentes (Rusia, China con Hong Kong y Macao, Fiji, Nueva Zelanda, Argentina, Uruguay, Paraguay, Bolivia, Brasil y Marruecos). En esa vuelta al mundo invertí 4000 euros, todo el dinero que disponía. El libro podría titularse La vuelta al mundo por 40 Patrimonios de la Humanidad, pues fueron 40 los sitios UNESCO que visité, con lo cual ya llevo visitados unos 530 patrimonios de la humanidad, más del 50 por ciento de todos los sitios UNESCO que existen en la actualidad (que son 1051).


Se que has afirmado que no habrá una octava vuelta al mundo, pero de seguro tendrás proyectado visitar lugares que te queden pendiente. ¿Alguno qué quieras comentar?
En mis viajes de regreso de Siberia a España y viceversa, siempre aprovecho para detenerme en algún lugar que no conozco, como por ejemplo embarcarme en el río Yenisey hasta su desembocadura en el oceano glaciar ártico, cosa que haré en verano del 2017. 

También voy a visitar de nuevo Tadjikistan, la próxima semana, pues es el único país dentro de los 193 que están registrados en las Naciones Unidas, donde no he pasado un mínimo de 24 horas. Estuve en Tadjikistan, pero solo 12 horas, ni siquiera dormí, por ello en breve pasaré una semana entera entre su capital Dushanbe, y una región llamada Gorno Badakhshan, para donde se precisa un permiso especial.

Esta nueva visita a Tadjikistan obedece a que hay siete condiciones para considerarse un viajero consumado. Una de ellas es haber pasado un mínimo de 24 horas en cada uno de los 193 países de la ONU, por ello, con Tadjikistan, mi ultimo país, cumpliré ese requisito. 

Los otros 6 requisitos ya los he cumplido, que son:

- Dar una vuelta al mundo antes de cumplir los 40 años, que dure un mínimo de un a´ño y en la cual visites países de los cinco continentes y trabajes durante el viaje, dependiendo solo de tus esfuerzos.

- Recorrer por tierra los cinco continentes, de un extremo al otro extremo, sin coger un avión. Por ejemplo, África desde Melilla hasta Ciudad del Cabo, Europa desde Perm en los montes Urales hasta Algeciras, América desde Ushuaia a Nome en Alaska, Oceanía desde Perth hasta Brisbane, y Asia desde Estambul a Yokohama.

- Vivir un promedio de 1 año en una región de cultura diferente a tu país de nacimiento, para integrarte con sus nativos y aprender de ellos.

- Visitar un mínimo de 100 islas habitadas de Oceanía.

- Hablar y escribir un mínimo de cuatro lenguas de las seis oficiales de las Naciones Unidas, que son español, francés, inglés, ruso, chino y árabe.

- Invertir un mínimo de 20 años de tu vida, netos, en viajar por todo el mundo.


Y ya para cerrar. Otro de los motivos por los que viajas es para aprender sobre el por qué de la existencia humana. Se que es una pregunta muy compleja y por eso la dejé para el final. Después de tanto que has vivido ¿cuál es para ti el sentido de la vida?
El objetivo de la vida, humana o no, es vencer a la muerte. El hombre lo puede conseguir desarrollando substancias sutiles dentro de el, y cuando mueres el cuerpo físico se convierte en polvo, pero esas substancias sutiles enriquecidas por una vida virtuosa se elevan hacia Dios.



Ha sido un placer entrevistar a Jorge y espero que hayan disfrutado. ¡Hasta la próxima!


Entrada destacada

El Monasterio de San Naum en Macedonia

Muy cerca de la frontera con Albania, se haya en Macedonia un monasterio ortodoxo de estilo bizantino que no podía dejar de visitar. En...