Mis viajes: Malta


Este viaje de 5 días me llevó a conocer mi cuarto microestado europeo, de los siete existentes actualmente. Durante mi estancia, visité las 3 islas principales de este país que logró su independencia del Reino Unido en 1964: Malta, Gozo y Comino.


¡Qué ganas que tenía de viajar! Y es que no podía esperar ni un día más... De este arrebato es como un día decidí viajar a Malta; materializando mi deseo gracias a un buen amigo que es piloto, quien me regaló un vuelo redondo a la isla, teniendo que pagar únicamente las tasas.

Un 19 de octubre de 2016 volé desde el Aeropuerto el Prat en Barcelona, en esta ocasión hasta Luqa donde se encuentra el único aeropuerto de la isla. Allí hice base en un hostal que había reservado previamente en Paceville, en el cual, por haber sido aperturado recientemente, tuve la fortuna de estar solo en una habitación con ocho camas y baño privado.

En Paceville como punto base, cada día salía cuando todavía estaba oscuro y no regresaba hasta la noche. A mi llegada a Malta adquirí una tarjeta de transporte con viajes ilimitados la cual me permitió moverme sin restricciones. 





Así llegué a visitar St. Julian's y Sliema en las horas que me quedaron libres del primer día tras trasladarme del aeropuerto al hostal. 

Al segundo día estuve en la capital Valetta que es UNESCO, seguidamente en el área que se conoce como la Cottonera (conformada por Senglea, Vittoriosa y Copiscua) y por la tarde en Paola, Tarxien y en los acantilados Dingli

El tercer día lo dediqué a Mdina, Rabat con las Catacumbas de St. Paul, Mosta, en la Bahía Anchor contemplé desde un risco la Popeye Village donde se rodó la película de Popeye, Mellieha, Xemxija y la Bahía de St. Paul

El cuarto día lo empleé en conocer las islas de Gozo y Comino, visité también en Gozo los Templos Ggantija que forman parte del sitio UNESCO listado como Monumentos megalíticos de Malta, junto con otros 6 templos repartidos por Malta. 

El quinto día lo dediqué más al sur de la isla conociendo Marsaxlokk, la Blue Grotto, volví a Mostar para visitar la cúpula más grande de Malta y empleé el resto del día con calma para hacer un repaso.

Cuatro días y medio fueron suficientes para recorrer las tres islas principales y tuve la fortuna de contar con buen clima la mayoría del tiempo, no obstante la fecha del viaje. La última mañana me fui directamente al aeropuerto para volar de vuelta al Barcelona. Allí tuve que esperar un par de horas por un retraso generado por una avioneta que se estrelló en pleno despegue.


En este viaje conocí 2 Patrimonios de la Humanidad, aunque si hubiese tenido mejor suerte hubiese podido tres de tres, ya que me faltó el Hipogeo de Hal Saflieni que estaba cerrado por obras de mantenimiento. Comprobé que el inglés que se habla en Malta no es muy inteligible que se diga y que el transporte está prácticamente colapsado por lo densamente poblada que está la isla, sumando a ello los visitantes llegados desde afuera.

No tengo pensado volver a Malta en un futuro próximo porque antes tengo una larga lista de países que me faltan por conocer, sin embargo me pareció un destino interesante además de bonito, en el que curiosamente no existe la mendicidad.



Entrada destacada

El Monasterio de San Naum en Macedonia

Muy cerca de la frontera con Albania, se haya en Macedonia un monasterio ortodoxo de estilo bizantino que no podía dejar de visitar. En...