5 fuentes poco conocidas de ROMA | Italia

Si en Roma hay más de 900 iglesias, en cuanto a fuentes tampoco se queda demasiado corta... ¡Hay casi unas 2000! Por eso, en este post os acercaremos a cinco fuentes no tan conocidas de Roma y más adelante, en otro post, os contaremos la historia y varias anécdotas de las tres principales de la ciudad.



Para los romanos el agua siempre fue un bien de mucha importancia, casi venerado. Por eso, aún a día de hoy, podremos contemplarlas en diferentes emplazamientos: encerradas en elegantes patios, dispersas en parques, en plazas y antiguas villas nobles. Algunas muy recónditas y otras tan obvias como la famosa Fontana di Trevi.


Podrás calmar la sed en las más simples y pequeñas llamadas nasoni (narizones), que son las fuentes públicas de agua potable de Roma, cuyo nombre está inspirado en el típico grifo de hierro curvado, cuya forma recuerda a una nariz grande.




FUENTE ARA PACIS


La fuente es un velo de 16 caños que casi alcanza los muros de travertino que hay lateralmente y en el fondo. Con ella Richard Meier quiso representar una barrera visual y sonora entre la plaza nueva y el abundante tráfico por el río Tíber.



La fuente está justo antes de la puerta del Ara Pacis (altar de La Paz), monumento que fue inaugurado inicialmente en el año 9 a. C. y en el cual en sus sótanos hay una muestra interesante de arte moderno.


Eso sí, la construcción de esta fuente fue un tanto controversial, criticada al principio y todavía hoy, porque contrasta demasiado con las ruinas romanas y la ciudad en general.


Dirección: Lungotevere in Augusta, 00186 Roma, Italia. El museo cierra a las 19:30 h.





FUENTE DE LAS TORTUGAS


En pleno barrio judío y centro histórico de Roma encontraremos una de las fuentes más bellas de Roma. Se dice que el Duque Mattei la mandó a construir para que el padre de su amada viera que tenía poder y dinero.


Esta maravillosa fuente se ubica justo enfrente de las ventanas del palacio donde vivía la agasajada y se construyó en tan solo una noche.



Las esculturas de los cuatro jóvenes que levantan los brazos y que ayudan a las tortugas a entrar en el pilón superior, están atribuidas a Tadeo Landini, artista Florentino y las tortugas las añadió Bernini en 1658.

Dirección: Piazza Mattei. Barrio Judío, centro histórico.


FONTANA MÁSCARA DE SANTA SABINA


La Fontana del Mascherone di Santa Sabina se encuentra en la Piazza Pietro d’Illiria, sobre la colina del Aventino.


La fuente, originalmente aislada en el centro de un pequeño espacio abierto, que albergaba un teatro al aire libre en 1660 (la pared trasera fue construida de hecho a finales del siglo XIX), está compuesta por un antiguo baño termal de granito, ubicado en el centro de una cuenca ligeramente empotrada a nivel de calle y pavimentada con fragmentos de mármol policromado.


El fondo de la palangana consiste en un alzado de mármol, coronado por un lirio de metal; en el centro está la famosa máscara antigua que vierte agua.

Dirección: Vía di Santa Sabina. Entrada libre, está en la calle.







FUENTE DE LOS ARTISTAS


En la Vía Margutta 51 de Roma, nos encontramos con la Fontana degli Artisti o Fuente de los Artistas en una calle muy pintoresca y artística; llena de pintores, artistas y escultores y donde se han grabado varias películas. Entre ellas la de “Vacaciones en Roma“ con Audrey Hepburn y Gregory Peck.


Posiblemente no sea la fuente más conocida o visitada por los turistas pero si por los romanos, pues ellos huyen de las multitudes buscando tranquilidad para tomar un buen café o disfrutar del atardecer.



Esta hecha de mármol con una base rectangular y arriba tiene un cubo de pinceles, pues en esta calle desde el siglo XVII tuvieron presencia muchos artistas. Tiene dos mascarones, con los que el arquitecto Pietro Lombardi quizo reflejar los dos estados de ánimo comunes entre los artistas, uno alegre y otro triste.


La fuente quizá no sea de las más bonitas, pero enseguida te atrae, te cautiva y decides hacerle una fotografía. Hasta la misma Audrey Hepburn se refrescaba muchas tardes en ella mientras rodaban escenas de la película.




LAS QUATTRO FONTANE



Estas cuatro fuentes se hicieron de forma privada en la intersección de la Vía Pía (la que es ahora Vía XX Settembre) y la Vía Felice (que es ahora Vía Quattro Fontane), donde hoy se encuentra la fachada de San Carlo Borromini.


Esta plaza se encuentra un poco oculta y normalmente pasa desapercibida para alguien que visita Roma por primera vez puesto que no suele salir en los itinerarios principales de Roma.



La Piazza Delle Quattro Fontane se construyó en el siglo XVI, con el motivo de enlazar las nuevas calles que en ese momento se estaban construyendo, y su nombre viene dado debido a que en cada esquina de esta plaza, se encuentra una bella fuente siempre adornada con una estatua.


Cada una de las cuatro estatuas representan diferentes personajes o lugares, dependiendo de su ubicación: las fuentes de la parte norte representan el río Nilo y el río Tíber, mientras que las fuentes de la parte sur representan a la diosa Juno y la diosa Diana.


No dejéis de visitar esta plaza por la noche porque la luz que reflejan estas fuentes es algo que os encantará. Además, por los alrededores también podréis visitar varias iglesias como, la iglesia de Santa Susana o la de Santa María Della Vittoria, entre otras muchas.



La única pega de esta piazza es que no es muy peatonal y posee siempre mucho tráfico por lo que, hay que tener cuidado a la hora de contemplar las fuentes.


Una plaza con mucho encanto, para aquellos turistas que les gusta visitar los lugares más ocultos y escondidos que poseen muchas ciudades, no dejéis de contemplar cada fuente, fotografiarlas y ver cada detalle de todas ellas. Casi todos los visitantes que descubren esta plaza siempre acaban volviendo a ella en visitas posteriores.


7 vistas

©2020 por Viajando con Mirko. Creada con Wix.com