BIELORRUSIA, el destino olvidado en Europa que debes visitar

Actualizado: jul 17

El cuartel general de la KGB, arquitectura estalinista, anchas avenidas, grandes fortificaciones, bosques antiguos, lagos que se cuentan por cientos o hasta el busto más grande del mundo; son algunas de las cosas que podrás encontrar en este aún exótico destino europeo. ¡Bienvenido a Bielorrusia!



Antes de comenzar este post, lo primero de lo que debo hablar es de los precios de este país ex-soviético, que son tan bajos como casi ridículos, al menos para las personas que vivimos en Europa. Y es que cuando visité Bielorrusia quedé sorprendidísimo de lo mucho que se puede hacer aquí con 10€ en el bolsillo.


El transporte es súper económico; lo mismo que sucede con el alojamiento, la comida en supermercados o restaurantes y las entradas a las atracciones turísticas en general. Lo que quiero decir con esto es que podrás visitar Bielorrusia cómodamente, conociendo muchos lugares del país con una suma de dinero realmente módica.



Con sus 207.595 km², se puede decir que Bielorrusia tiene un tamaño grande si lo comparamos con la mayoría de países de Europa y con tanta superficie, pues sí, hay mucho que explorar y conocer a pesar de ser un destino del que casi no se habla.


Bielorrusia está repleta de naturaleza casi virgen, con el privilegio de que un tercio de su territorio está cubierto por bosques no poblados. Su población es de alrededor de unos 9,4 millones de habitantes, haciendo que con 45 habitantes por km² (menos de la mitad que España) sea uno de los países menos densamente poblados del mundo.


¿Necesitas más razones para convencerte de visitar Bielorrusia? Apuesto a que no y por si lo que necesitas son ideas, vamos con algunas sugerencias que harán que te enamores.





Minsk



Minsk es la capital, ciudad más grande y más poblada de Bielorrusia, dando hogar a un poco más del 20% de la población total del país y es por cierto, una visita obligada.


Lo más curioso de todo es que Minsk, ni siquiera se acerca a ser una urbe abarrotada ni de grandes multitudes. Es una ciudad cruzada por grandes avenidas y edificios de tipo estalinista, pero a su vez es moderna. Sus calles se ven relucientes y habitualmente bastante vacías, tal vez por su amplitud. Sea como sea, visitar Minsk no produce la sensación de estar en una capital de Europa.

En ella se celebran cada vez más festivales y eventos al aire libre, y los europeos que entran por el aeropuerto de la capital no necesitan visado para viajes de menos de 30 días.



La Fortaleza de Brest



Muy cerca de lo frontera con Polonia, Brest promete sorprenderte con lugares interesantes que merece la pena conocer. Además de Iglesias ortodoxas de gran belleza y calles muy bonitas, el principal motivo para llegar hasta Brest es su fortaleza y este gigantesco busto que ves en la foto.


La ciudad se defendió heroicamente de los nazis, quienes la asediaron por más de un mes hasta que finalmente lograron su objetivo. Sin embargo, Brest es seguirá siendo considerada un símbolo de la resistencia bielorrusa.




El Parque Nacional Pripyatsky



A unos 250 km al sur de Minsk, uno de los secretos mejor guardados en Bielorrusia es esta franja de marismas, pantanos y llanuras aluviales. El Parque Nacional Pripyatsky​, conocido como el Parque Nacional Pripyat, es una reserva natural fundada en 1996 para la conservación de los paisajes naturales alrededor del río Pripyat del que toma su nombre.


La mayor parte del parque son pantanos de césped y lo habitan más de 50 especies de mamíferos, incluyendo alces, jabalíes, ciervos rojos, tejones europeos y el lince euro asiático.


La sede del parque se encuentra en el pueblo de Lyaskavichy, en un complejo que también incluye un museo de la naturaleza y un hotel.




El Palacio de Mir



Ubicado en un pequeño pueblo del mismo nombre, el Palacio de Mir es un complejo declarado Patrimonio de la Humanidad. Este castillo se empezó a construir en las el siglo XV en estilo gótico, con partes añadidas y reconstruidas posteriormente de estilo renacentista y barroco.


Luego se abandonó por un siglo, restaurándose a finales del siglo XIX y transformando el área circundante al parque donde hay un bonito lago al que se le puede dar la vuelta a pie.



Los Lagos de Braslau



Lagos de Braslau, uno de los siete parques nacionales de Bielorrusia, es un ecosistema único, formado por lagos de varios tamaños, formas, profundidades, composición, transparencia del agua, flora y fauna.


El paisaje se moldeó durante Era de Hielo haciendo de este, uno de los lugares más increíbles de Bielorrusia, a tan solo 250 km de Minsk.



Grodno


Muy cerca de las fronteras con Lituania y Polonia, nos encontramos con Grodno, una de las ciudades más bellas de Bielorrusia, con muchos castillos y monumentos arquitectónicos que visitar. Y es que como Grodno estuvo bajo el dominio polaco, mientras que el resto de Bielorrusia era parte del Imperio Ruso, es por eso que pueden ver tantas catedrales católicas en la ciudad.



Como ves, Bielorrusia es un país hermoso que deberías incluir en tu lista de próximos viajes. Espero como siempre que este post te haya resultado útil y recuerda que en mi canal de YouTube podrás encontrar cientos de videos por diferentes partes del mundo. ¡Buenos viajes y a vivir la vida!



©2020 por Viajando con Mirko. Creada con Wix.com